984204034

640166849

Láser Oviedo: ¿En qué se diferencian el vello y cabello?

La depilación láser diodo es el tratamiento médico y estético que pretende eliminar los folículos pilosos a través de luz pulsada intensa, conocida como láser. Su efectividad depende, en gran medida, del tipo de pelo a eliminar, dado que no es igual que la luz incida sobre el vello que sobre el pelo o cabello. Todos ellos son fibras capilares, pero sus características no son las mismas y determinan no solo el número de sesiones que una persona debe realizarse para eliminar el indeseado pelo, sino también el éxito de la operación. Por eso, hoy vamos a conocer las diferencias entre vello y cabello.

¿En qué se diferencian el vello y cabello?

Las diferencias entre vello y cabello son evidentes a simple vista, pero hay otras cuestiones que se nos escapan.

  • El cabello está formado por un tallo y una raíz, por lo que es más fuerte y oscuro y puede alcanzar una longitud mucho mayor. Además, su fase de crecimiento es larga y puede durar hasta 5 años.
  • El vello, por su parte, al no tener ni raíz en la glándula sebácea, es más fino y corto (unos 2 milímetros), así como más claro y débil. Su fase de crecimiento ronda las 14 semanas y se extiende por todo el cuerpo.

¿Y el pelo?

El pelo es aquel que aparece en ciertas partes del cuerpo, como las piernas o las axilas. Es largo, fuerte y resistente. El pelo es diferente entre hombres y mujeres.

El vello y el cabello en la depilación láser

Cabe señalar que, según lo dicho anteriormente, el cabello o pelo es más sencillo de eliminar que el vello, ya que absorbe mejor la luz láser que destruye el folículo.

Dicho esto, sea cual sea el tipo de pelo que deseamos quitar de nuestro cuerpo, es importante saber que la depilación láser diodo tiene efectos secundarios a tener en cuenta. Es normal que, tras una sesión, la zona tratada se encuentre algo irritada y enrojecida, lo que puede durar hasta 48 horas, por lo que te recomendamos utilizar cremas hidratantes para paliar esta habitual molestia. En ocasiones, también pueden producirse pequeñas quemaduras sin importancia, aunque, poniéndonos en manos de profesionales, esto no sucederá.